Qué es consultoría empresarial y cómo puede ayudar a tu organización

Photo of author
Escrito por Farid Krayem Ph.D.
Doctor en planeación estratégica. Creador del modelo MLH para hacer management de empresas con variables espirituales.

¿Qué es la consultoría? Esta pregunta ronda la mente de muchos empresarios, especialmente cuando buscan ayuda para un problema latente.

Definición: La consultoría es el proceso de brindar asistencia sobre el contenido, proceso o estructura de una tarea o conjunto de tareas. El consultor no ejecuta la tarea, sino que apoya a quienes sí lo hacen (Fritz, 1997).

En una organización, todos podemos ser consultores. Peter Block (Ibidem) indica que actuamos como consultores cada vez que buscamos mejorar una situación. La consultoría, entonces, se relaciona con asesorar y brindar ayuda a quien lo necesita para resolver un problema.

El enfoque como servicio

La consultoría puede verse como un servicio prestado por organizaciones o consultores individuales con el fin de asesorar. Lo hacen personas capacitadas y calificadas para brindar asistencia de manera objetiva e independiente a la organización del cliente.

El objetivo principal de la consultoría en Puebla como en cualquier otro lugar, es mejorar la gestión y, con ello, alcanzar mayores niveles de productividad. Para que un consultor sea eficaz y transmita su conocimiento de forma clara, es fundamental que tenga preparación en este campo.

Aceptar un buen consejo no es sino aumentar la propia capacidad.
Goethe 

Límites a considerar

Si bien la consultoría puede ser una herramienta invaluable para resolver problemas y mejorar la gestión empresarial, es importante tener en cuenta que no es una solución mágica. Existen ocasiones en las que los consultores se encuentran con limitaciones para abordar ciertas situaciones, y es injusto esperar que puedan hacer milagros.

Responsabilidades compartidas: Un consultor puede ayudar a la dirección a aliviar la carga de un problema, pero la responsabilidad final de la toma de decisiones recae en la propia dirección. 

Consultores internos y externos: Contrario a la creencia popular, la consultoría no se limita a actores externos. Las empresas también pueden optar por contar con consultores internos que formen parte de su equipo.

Cinco razones para recurrir a un consultor

  1. Alcanzar los objetivos de la organización: La consultoría puede ayudar a definir y alcanzar los objetivos estratégicos de la empresa.
  2. Resolver problemas gerenciales y empresariales: Los consultores tienen las herramientas y la experiencia para abordar problemas de diversa índole, desde la gestión financiera hasta la cultura organizacional.
  3. Descubrir y evaluar nuevas oportunidades: La mirada externa de un consultor puede ayudar a identificar oportunidades de crecimiento que la empresa no haya detectado.
  4. Mejorar el aprendizaje dentro de la organización: La consultoría puede contribuir a la formación y desarrollo del personal, creando una cultura de aprendizaje continuo.
  5. Poner en práctica los cambios: La consultoría no solo se limita a la identificación de problemas y soluciones, sino que también puede acompañar a la empresa en la implementación de los cambios necesarios.

¿Cómo entendemos el problema?

Definición de consultoría: Asistir a la organización en la resolución de problemas o cambios que enfrenta.

El concepto de problema: El término “problema” es uno de los más utilizados y, a la vez, peor interpretados. Es importante contextualizarlo para evitar confusiones. Lo que para un directivo puede ser un problema, para un operario puede ser una situación normal.

Problema no como fracaso: No se debe interpretar el término “problema” como un sinónimo de fracaso, sino como una desviación respecto a los objetivos deseados o a las normas de la industria.

Objetivo de la consultoría: Reestablecer un objetivo ya alcanzado o lograr una norma dentro del sector.

Nueve pasos para llevar a cabo el proceso:

  1. Diagnóstico preliminar de los problemas: Se realiza un análisis inicial para identificar los problemas que afectan a la organización.
  2. Análisis del objetivo a lograr: Se define el objetivo que se quiere alcanzar con la intervención de la consultoría.
  3. Elaboración de soluciones: Se diseñan diferentes soluciones para el problema, teniendo en cuenta las características de la empresa.
  4. Evaluación de opciones: Se analizan las ventajas y desventajas de cada una de las soluciones propuestas.
  5. Propuestas de ajustes: Se presentan las soluciones al cliente, con las modificaciones necesarias para adaptarlas a sus necesidades.
  6. Capacitación: Se brinda capacitación al personal de la empresa para que pueda implementar las soluciones.
  7. Establecimiento de compromisos: Se definen los roles y responsabilidades de las partes involucradas en el proceso de cambio.
  8. Evaluación: Se realiza un seguimiento para evaluar el progreso y la efectividad de las soluciones implementadas.
  9. Informe final: Se presenta un informe final con los resultados de la intervención y las recomendaciones para el futuro.

Deja un comentario